Club de Jazz 26/09/2020
Morir soñando

Conciertos

Josetxo Goia-Aribe & Ana Belén García
Civivox Iturrama (Iruñea - Pamplona) - 30 de abril de 2016
Músicos: Josetxo Goia-Aribe (saxo tenor y soprano), Ana Belén García (piano)



La vida de la mayor parte de los artistas gira en torno a una idea, a una obsesión sobre la que versa su obra. No es pereza, todo lo contrario. Acabar la vida encontrando al menos una respuesta tiene que ser la hostia. Se puede picotear de aquí y de allá, por supuesto, pero las grandes obras suelen llegar después de años y años de darle vueltas a lo mismo (que siempre es diferente, claro).

Una de las obsesiones de Josetxo Goia-Aribe desde que comenzara su camino profesional es la traducción del folclore vasco-navarro a su imaginario musical. De una u otra manera, todo lo que ha hecho el navarro con el tiempo ha sido eso. Desde el inicial Auñamendi, del que se cumplen veinte años, hasta el más reciente Hispania Fantastic, su música es la apropiación del folclore, su estudio, vivencia y comprensión hecha reflexión sonora. La eterna divagación de su carrera artística se ha ido perfeccionando y ampliando con el discurrir del tiempo. Incluso se ha relajado. Goia-Aribe, perfeccionista y detallista, ha ido dando paso a la incertidumbre en su música, hasta el punto de que se atrevió a improvisar sin red (visible) con el dúo alicantino Seidagasa. Siempre, por supuesto, sin perder la compostura.

Hace 18 años, Goia-Aribe se sacó de la manga Eunate, dúo de chelo y saxo, junto a Diego Gil, que tomaba su nombre de una basílica románica situada en el Camino de Santiago en Navarra. Casi dos décadas después, el saxofonista hace cambio de pareja en su eterno baile folclórico y se arrima a la pianista/organista Ana Belén García para proponer Eunate XXI, actualización secular de una propuesta que juega con la idea de las miniaturas y la música de cámara. En realidad, el jazz es por lo general música de cámara, música de pequeño formato instrumental. El término, asociado a la música clásica (o sea, escrita), establece en este caso su asociación en la lectura de la pianista y la improvisación del saxofonista. Todo medido, todo mimado, todo muy minimalista e intimista. Piezas cortas, con espacio para una improvisación de carácter melódico, casi de tema y variaciones. Lejos de la jazzificación de las versiones, lo que Goia-Aribe hace muy bien es atrapar esencias y arrastrar melodías y ritmos a su terreno, extraerles la esencia y vestirla con un corte y confección propio. Es así como la tradición, sea ésta popular o religiosa, se mantiene viva, porque la música de Josetxo contiene las células originales, que divide, multiplica y metamorfosea a su antojo.

En su presentación en Pamplona, ciudad que vive de espaldas a uno de sus creadores más originales, Josetxo Goia-Aribe y Ana Belén García cruzaron pueblos y valles, entraron en iglesias para, como dos gamberros sin malicia, juguetear con lo que de sacro tienen ambas tradiciones. Lo hacen de puntillas, como para no ofender, como para ver si así, a poquitos, la transfiguración de las tradiciones se cuela en el inconsciente como parte de las mismas. La (r)evolución también se susurra.

Carlos Pérez Cruz

Volver
PROGRAMAS
ÚLTIMOS TWEETS
@clubdejazzradio

RT @diariARA: Insults, atacs personals, contínues interrupcions: Trump en versió per a addictes en el primer debat presidencial amb Biden h…

@clubdejazzradio

Insults, malnoms, atacs personals, contínues interrupcions. Donald Trump en versió per a addictes a Donald Trump. ara.cat/internacional/…

DONACIONES
Contacto
club@elclubdejazz.com